Pingüino

40.000

pingüinos de Magallanes

morían por año debido a la contaminación en el mar, hasta mediados de los años 90.

200.000

parejas reproductoras

hacen de Punta Tombo la mayor colonia de pingüinos de Magallanes en Patagonia.


El pingüino de Magallanes, categorizado como Casi amenazado, es icónico de la costa patagónica y el ave marina más abundante de las que reproducen en estas costas. Cerca de 1 millón de parejas de pingüinos de Magallanes se reproducen en la costa patagónica en más de 60 colonias, siendo Punta Tombo la más grande, con alrededor de 200 mil parejas reproductoras. Los pingüinos llegan a sus colonias en septiembre y parten en abril, permaneciendo en el mar durante los meses de invierno, yendo al norte por el Atlántico hasta Río de Janeiro, en Brasil. El pingüino penacho amarillo, categorizado como Vulnerable, anida en el sur de la Patagonia e islas Malvinas. El monitoreo de la gran colonia de pingüino penacho amarillo en Isla de los Estados, Tierra del Fuego, mostró que la población total disminuyó en un 24%, de más de 160 mil nidos en 1998 a 127 mil nidos en 2010. Los pingüinos penacho amarillo de la Patagonia están amenazados principalmente por el cambio climático.

 

Desafíos
Los pingüinos de Magallanes son frecuentemente capturados incidentalmente en las pesquerías comerciales. Como un gran número de pingüinos de Magallanes se alimenta de la anchoíta, el desarrollo de la pesquería de anchoíta frente a las costas de Argentina y Uruguay es una preocupación importante. Además, la contaminación marina por petróleo es aún una preocupación: mataba a más de 40 mil pingüinos de Magallanes por año hasta mediados de los 90. Mientras que la industria petrolera ha mejorado sus prácticas, reduciendose significativamente la mortalidad de pingüinos, aún hay alrededor de mil pingüinos empetrolados por año.

 

Nuestro trabajo
Trabajamos con agencias gubernamentales provinciales y nacionales para informar sobre el diseño y promover la creación de áreas protegidas en tierra y en mar que ayuden a conservar los pingüinos. Además, trabajamos con prácticas de manejo integrado de tierras que mejoran la protección de las colonias en tierras privadas. Por último, desde hace más de treinta años colaboramos en el monitoreo de la población reproductiva más grande de Argentina, y estudiando los requerimientos alimentarios y el uso espacial del hábitat marino en toda la Patagonia para contribuir a la planificación del espacio marino.